Supongamos que estamos casados

Un hombre y una mujer que no se conocían, coinciden en el mismo compartimiento de coche cama de un tren.

A pesar de la obvia incomodidad que provoca la situación, y de las protestas de la mujer ante el guardia del tren, quien le explica que el convoy va lleno y no dispone de otro camarote. Ambos finalmente ocupan el camarote y sus respectivas literas, el hombre en la superior y ella en la inferior.

A media noche el hombre despierta a la mujer y le dice:
” Lamento molestarla pero tengo un frío tremendo, ¿podría alcanzarme una de las mantas que están apiladas junto a la puerta?”
La mujer se asoma entre las cortinas de la litera y guiñándole el ojo a su compañero de camarote le dice
“Tengo una idea mejor, sólo por esta noche supongamos que estamos casados… ¿te gustaría?”
El hombre, sin poder creer lo que oyó, exclama:
¡Pero claro, mi vida, claro!
Y la mujer responde:
¡Pues entonces… bájate y agarrala tu, cabrón!

Published by Milton Ramirez

Business lead transforming U. S. communities with entrepreneurship solutions and small business analysis and development.

Comparte tu opinión

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.