En dónde se habla el mejor español

Cuando encontré la nota traída por Eduardo Palacios, lo primero que se me ocurrió pensar fue en Loja. Pero, leyendo el artículo recogido desde El Comercio y escrito por un colombiano, ‘la sangre se me vino al piso’, entonces dije: un colombiano no puede conocer mucho del Ecuador aunque unos tantos hayan sacado sus doctorados en Medicina Humana en la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Loja.

Descubro que es una elucubración del autor decir que en cada pais cada quien habla su mejor español.(*) Es decir, si estás en Ecuador entonces es en Ecuador que se habla el mejor español. Para los que no conocen la ciudad de Loja, seguramente les parecerá extraño pero es en la ciudad doblemente universitaria, al sur del Ecuador, dónde se habla el mejor español . No creo que se pongan celosos ni los guayaquileños, o los quiteños, ni los cuencanos; a quienes aunque a veces me burle, les tengo un especial respeto.

Ahora vivo en zona triestatal, al noreste de los EE.UU y acá si que ‘pobre español!’. Debería decir que el lugar dónde peor se habla el idioma castellano es aquí. Hey! me llamas para atrás! Es muy típico. Vamos a hanguiar este weekend? Es otro ejemplo. No puedo ni estoy en capacidad de decir que eso siquiera sea spanglish que tiene otras connotaciones.

En mi concepción el Spanglish= Castellano+Inglés.

Pero la nueva jerga local acogida por los hispanos en el país del Tio Sam no es ninguna de las dos, ni español, tampoco inglés. Porque en unos casos ni hablamos bien el idioma materno y en otros lo hacemos muy pobremente mezclado con el lenguaje local.

El idioma español es uno solo, son las inflecciones y los modismos lo que lo diferencian. Y si no me creen, escuchen decir a un lojano: Compadre, nos vamos de chupa? Y el ecuatoriano posiblemente se lo agradecerá, solo por no experimentar el chuchaqui que para un colombiano sería el guayabo y para otros tantos la cruda.

**Update:** Nuestros dilectos Juan Arellanos, Jorge y Luis Carlos tuvieron un viaje por el viejo continente y es Carlos quien nos cuenta las diferentes interpretaciones que se le da al español en algunos paises europeos, mientras que Jorge nos cuenta que en Bratislava no es tan sencillo conseguir el internet ( no es solo en Latinoamérica). Juan confiesa que ‘por primera vez en mi vida sentí que el castellano, el idioma que siempre he usado y en el que tenía una confianza natural para poder expresarme y hacerme entender, me fallo.’

Van a seguir los comentarios?

(*)No acostumbro a usar la letra eñe en mis documentos, no porque no la conozca sino porque me hace mas rápida la escritura. En éste caso he hecho esfuerzos para incluirla considerando que estamos hablando de una forma del lenguaje universal y con laureles.